Proyecto #17977

ASAMBLEA LEGISLATIVA DE LA REPÚBLICA DE COSTA RICA

PROYECTO DE LEY

LEY DE ARMAS Y EXPLOSIVOS

VARIOS DIPUTADOS

EXPEDIENTE N.º     .17977.

 

PROYECTO LEY DE ARMAS Y EXPLOSIVOS EXPEDIENTE 17977

ASAMBLEA LEGISLATIVA:

 

“¡Compatriotas!

¡A las armas! Ha llegado el momento que os anuncié. Marchemos a Nicaragua a destruir esa falange impía que la ha reducido a la más oprobiosa esclavitud: marchemos a combatir por la libertad de nuestros hermanos.

Ellos os llaman, ellos os esperan para alzarse contra sus tiranos. Su causa es nuestra causa. Los que hoy los vilipendian, roban y asesinan, nos desafían audazmente e intentan arrojar sobre nosotros las mismas ensangrentadas cadenas. Corramos a romper las de nuestros hermanos y a exterminar hasta el último de sus verdugos.”

Juan Rafael Mora Porras, Presidente de la República, San José, marzo 1º. de 1856”

Costa Rica es un país de tradición pacifica, paz que ha sido alterada y defendida históricamente en varias oportunidades que vale la pena recordar, en las cuales las armas de fuego han jugado un papel importante. La primera instancia ocurrió a mediados del siglo XIX cuando el intento de invasión del estadounidense William Walker, quién había dominado al pueblo nicaragüense, pretendió extender su dominio a todo el istmo centroamericano, pero fue derrotado mediante el enfrentamiento armado durante la campaña del año 1856 encabezada por el entonces presidente Juan Rafael Mora Porras y un grupo de valientes costarricense armados.

La segunda oportunidad, casi cien años más tarde, cuando en 1948 un fraude electoral desembocó en una guerra civil, ganada por las fuerzas civiles opositoras encabezadas por quién sería posteriormente en dos oportunidades Presidente de Costa Rica, don José Figueres Ferrer.

Después de ese último acto bélico, se proscribe constitucionalmente al ejército como institución permanente del estado en 1949. Sin embargo, sólo por convenio continental, la defensa nacional y la concertación de la paz, se podrán organizar nuevamente fuerzas militares. Esta situación que se dio en la invasión a Costa Rica desde Nicaragua entre 1954 y 1955.

Estos hechos históricos, forjaron parte importante de lo que hoy es el estado y la identidad costarricense. Las armas de fuego en manos de la sociedad civil, cumplieron un papel preponderante en estas victorias y en la consolidación de nuestra democracia, fueron instrumentos que permitieron defender nuestros principios fundamentales, Democráticos, Liberales e Independientes.

La siempre imperiosa necesidad de poder garantizar la defensa nacional y mantener la paz en el país, hace necesario el acceso, la capacitación y el conocimiento de los costarricenses en el manejo de las armas, en un país que no cuenta con un ejército capacitado permanentemente y dependerá únicamente de la destreza de los ciudadanos civiles para la defensa de la paz en la nación.

En las últimas décadas, el país se ha convertido en asilo de militares, refugiados políticos, civiles e incluso prófugos de la justicia extranjera, producto de los conflictos armados sufridos por los países vecinos: El Salvador y Honduras en 1969 y en Nicaragua intermitentemente hostil civilmente. Además es Costa Rica importante vía de tránsito para delincuentes, traficantes de armas de guerra, narcotraficantes y sicarios, entre los dos bloques latinoamericanos (Suramérica y Norteamérica), controlados por importantes carteles de la droga y afectados por los conflictos bélicos.

Esta situación, aunada con otra serie de debilidades legales e institucionales, como la complaciente ley de inmigración, la falta de recursos para el control de fronteras y el fácil tránsito por Costa Rica de extranjeros, han generado el establecimiento de personas indeseables en el país, cuyo oficio y beneficio es el delincuencial.

Por otra parte, el débil sistema judicial, la falta de aplicación, cumplimiento y escasa rigurosidad de la legislación vigente, así como la concesión de beneficios contravencionales y condicionales de las penas, ha permitido a los delincuentes contar con un régimen preferencial de impunidad ante sus actos, permitiendo la proliferación de criminales y el incremento de los casos delictivos en la nación.

La migración y establecimiento en el país de grupos extranjeros de criminales organizados, el comercio con narcóticos y los homicidas a sueldo, están provocando un alarmante incremento en la forma violenta y en la frecuencia con que se cometen actos criminales en el país, principalmente por ajustes de cuentas, cobros por drogas y homicidios por encargo.

El estado, ha incrementado el apoyo y los escasos recursos destinados a la seguridad ciudadana, principalmente a combatir los puntos anteriores con resultados infructuosos. Los esfuerzos y los recursos han sido insuficientes frente a sus adversarios, declarándose el estado en total incapacidad de poder ofrecer y garantizar la seguridad a los ciudadanos del país.

Por esta razón, en los últimos años se ha registrado en Costa Rica un aumento en la importación e inscripción de armas de mano y la posesión de las mismas por los habitantes civiles de la República, como opción de protección y de defensa personal, de las familias y sus patrimonios.

A partir de aquí, ha proliferado la oferta de empresas y oficiales de seguridad privada con poco entrenamiento y capacitación, comunidades organizadas contra el hampa, residenciales y condominios, con restricción de acceso en vía pública y oficiales de seguridad privada las veinticuatro horas del día.

El trasiego de armas de guerra y pertrechos militares generados producto de los conflictos bélicos en los países vecinos, han fortalecido el mercado negro de armas en el país. Estas pese a ser prohibidas por ley, provee de armas a la mayoría de delincuentes y son éstas las utilizadas para cometer la mayor parte de crímenes y actos delictivos en el país.

Según la ONU, en zonas de conflicto o revoluciones internas quedan flotando en el ambiente armas militares por un periodo no menor de 50 años posteriores al hecho. En otras palabras, muchas de las armas del conflicto interno en Nicaragua, en los 80’s, existirán en las cercanías de nuestro país hasta el año 2030. Son estas las armas que causan desgracias, como las muertes de los oficiales del OIJ: Ronny Sojo Chacón el 20 de Octubre del 2009, Randall Mauricio López Garita el 3 de noviembre del 2009 y Kenneth Monge Quirós el 9 de Noviembre del 2009, igualmente la Joven estudiante Milena Madriz Muñoz el 29 de Octubre del 2009 todos en manos de extranjeros con armas automáticas AK-47 prohibidas en nuestro país.

Debido a esta situación y la clara desventaja de los ciudadanos civiles y de los mismos cuerpos policiales nacionales ante la realidad nacional, se busca fortalecer la legislación vigente, actualizarla a las condiciones actuales, facilitar el registro para un mayor control de todas las armas existentes en la nación, fortalecer los programas de inducción, capacitación y entrenamiento en materia de uso y manejo de Armas de Fuego, garantizar a las autoridades y a la ciudadanía el adecuado conocimiento, entrenamiento en el cuidado, uso y manejo seguro de las armas de fuego, así como comprobar las destrezas que debe poseer todo ciudadano autorizado a portar un arma de fuego en el país.

El objetivo principal de esta Ley, es promover un mayor control de las armas existentes en el país, fortalecer los conocimiento en el manejo responsable de las armas por parte de los propietarios, comprobar fehacientemente la capacidad y destrezas con las armas de fuego de aquellos ciudadanos que cuentan con permiso para portar armas y principalmente castigar con rigurosidad las violaciones a la presente ley, más aún a quienes utilicen armas de fuego legales e ilegales en actos criminales, delictivos o negligentes.

Es fundamental promover la información, el conocimiento y la adecuada capacitación en materia de Armas de Fuego, a todos los ciudadanos que decidan por su voluntad propia adquirir un arma de fuego para uso deportivo o para seguridad y protección, ante el incremento delincuencial y la imposibilidad del estado costarricense de garantizar estos derechos a la ciudadanía.

Así mismo, se plantea un programa de capacitación introductorio y multidisciplinario, para todos los propietarios de Armas de Fuego y ciudadanos que por primera vez pretendan adquirir un arma de fuego, en el cual, se deberá enfatizar la seguridad y el adecuado manejo y almacenamiento de las armas de fuego, aspectos psicológicos, legales, de las implicaciones y la responsabilidades que representa la posesión de un arma de fuego con el objetivo de prevenir y evitar accidentes con las mismas.

Por otra parte, el replanteamiento de un nuevo sistema de evaluación para los solicitantes de permisos de portación de armas, el cual se deberá aplicar con total rigurosidad, bajo administración, supervisión y ejecución del personal capacitado del Ministerio de Seguridad Pública, en el que los solicitantes, puedan fehacientemente demostrar la capacidad, el conocimiento, la manipulación apropiada del arma de fuego y su destreza para resolver en forma práctica y dinámica una situación simulada de la vida real, la cual le acredite su capacidad para usar y portar un arma de fuego.

A la vez, se debe evaluar a los solicitantes de permiso de portación, según sea la clase y calibre del arma que pretenden portar, sean estas, pistolas o revólveres y en el caso de la seguridad privada incorporar la evaluación para portar armas largas, rifles y escopetas, las cuales hoy día se encuentran excluidas de los permisos de portación de arma y de las evaluaciones correspondientes. De esta forma, el solicitante, deberá aprobar un examen práctico para portación por cada clase y calibre de arma, cada vez que requiera solicitar la renovación de su permiso de portación de arma.

De igual manera, el examen práctico para el permiso de portación de armas, debe incorporar categorías por calibres de armas, según haya sido evaluado el solicitante, por ejemplo, en las licencias de conducir vehículos automotores, se examina al solicitante, según el vehículo que pretende conducir, clasificando las licencias en tipo A para motocicletas, B para vehículos particulares, C para vehículos de servicio público y E para vehículos especiales.

Cada una de estas clasificaciones cuentan con sub-categorías, sean estas, A-1, A-2, A-3 y A-4 según el tamaño y cilindraje de la motocicleta, o B-1 para vehículos particulares menores a 1,500 Kg, B-2 vehículos de entre 1,500 hasta 5,000 Kgs, B-3 Camiones de un Eje mayores a 5,000 Kg no articulados y B-4 Camiones de más de un eje y articulados, permitiendo cada categoría de licencia. Entre mayor su categoría, autoriza la conducción incluyente de las categorías menores, permitiendo al conductor con Licencia B-4 por ejemplo conducir cualquier tipo de vehículo de las clases B-3, B-2 y B-1.

Este mismo principio se propone incorporar a los permisos de portación de armas, en el cual, según el calibre y clase de arma con que fue evaluado el solicitante, le autorice a portar cualquier otro tipo de arma de inferior calibre, siempre bajo la misma clasificación.

Dicho así, un solicitante que es evaluado con un revólver calibre .22 LR. solamente estará autorizado a portar revólveres, hasta un máximo del calibre 22 LR, y no podrá portar pistolas de ninguna clase o calibre, podrá portar revólveres 22 corto pero no 22 Magnum por ejemplo. Pero si el solicitante es evaluado y autorizado con un revólver .357 Magnum utilizando la munición de ese calibre por ejemplo, estará autorizado a portar cualquier revolver de menor calibre, sean estos, .38 Especial, 32 S&W long, y calibres .22 de cualquier tipo.

De igual forma aplicará con la clase pistolas, en donde por categoría de calibres, según la destreza demostrada en el examen por el solicitante, se le autorice a portar armas de menor calibre, de esta forma, quién es evaluado con una pistola calibre 45 por ejemplo, podrá portar, tanto pistolas calibre 45 ACP, como 40 S&W, 9 mm, 380 ACP, 32 ACP, 25 ACP y pistolas 22 de cualquier clase, pero no podrá portar revólveres salvo que sea evaluado con los mismos.

Por otra parte, los plazos de vigencia de los permisos de portación, deben ser graduales según el nivel de riesgo del usuario que pretende portar el arma, debiendo el solicitante realizar el examen de portación de armas cada vez que requiera la renovación de su permiso, para eso nuestra recomendación sería, Oficiales de Seguridad Privada, Escoltas y miembros de cuerpos policiales especiales, una vez cada dos años, Oficiales de Seguridad Pública cada tres años y demás ciudadanos civiles cada cinco años.

Con la anterior propuesta, se pretende fomentar la capacitación y el adecuado entrenamiento de las personas que portan un arma de fuego, incorporando evaluaciones periódicas que permitirán filtrar de esta manera, aquellos usuarios que de una u otra manera han perdido con el tiempo su capacidad y habilidad para el uso seguro del arma e inclusive cuentan en la actualidad con un permiso de portación sin las cualidades necesarias para tal responsabilidad, constituyendo esto un riesgo latente más para la sociedad.

En la actualidad, el Curso Teórico Práctico de Manejo de Armas de Fuego que se imparte en el país como requisito para la compra y la portación de armas, es un curso simple, de elementos y conocimientos básicos, el cual, es impartido y evaluado tanto la parte teórica como la práctica en un lapso de tres a cuatro horas, siendo la parte práctica aprobada con realizar diez disparos a una hoja de papel ubicada a una distancia de seis metros.

Esta evaluación es aplicada una única vez en la vida y es válida tanto para adquirir como portar un arma de forma indefinida, de manera que quién por primera vez adquiere un arma, está en “capacidad” de solicitar automáticamente y en el mismo acto el permiso de portación, el cual le es concedido sin haber tenido la oportunidad, la práctica y capacitación previa, luego de adquirir el arma, para desarrollar con la misma las destrezas necesarias para optar por el permiso de portación, el cual según esta propuesta, deberá demostrar en el examen práctico para solicitar el permiso y deberá repetir periódicamente cada vez que solicite la renovación de su permiso de portación.

Por ésta condición, el examen actual no cumple su objetivo fundamental, donde el solicitante debe demostrar fehacientemente el uso y manejo el arma que lo califique apto para portar un arma de fuego.

El examen práctico actual, tampoco evalúa la habilidad dinámica del solicitante con el arma, la apropiada manipulación del arma, ni la aplicación de las normas de seguridad en el uso del arma, enfatizando principalmente en la capacidad de accionar en diez ocasiones el mecanismo del arma e impactar una hoja de papel estática a seis metros de distancia.

Estos son débiles programas de evaluación, que permiten a personas con escasos conocimientos y destrezas, adquirir y portar armas de fuego, poniendo en riesgo su propia integridad física y la de los demás, sin mantener una evaluación, actualización y capacitación periódica en el uso práctico del arma.

Nuestra propuesta pretende elevar el nivel de conocimiento técnico y la destreza práctica de las personas que poseen y portan un arma de fuego, para reducir la probabilidad de eventos negligentes que puedan poner en riesgo la integridad de terceras personas.

Se pretende así, disminuir el número de casos de percances negligentes con armas de fuego en manos de ciudadanos civiles, aumentar el control, registro legal y actualización de los propietarios de armas de fuego y sancionar los ciudadanos que pese a cumplir con lo anterior, sean negligentes en el almacenamiento, uso y manejo de las armas, las faciliten a terceros o bien causen lesiones a terceras personas producto de su impericia y negligencia.

Hoy en día, Costa Rica mantiene una de las estadísticas más bajas de personas fallecidas por muerte accidental con Armas de Fuego en toda la región latinoamericana, registrando para el año 2008 solamente 5 casos que involucraron armas de fuego. Con un total de 691 fallecidos accidentalmente reportados en ese año, estos 5 casos representan tan solo un 0,07% del total.

Aunque es innegable que, la proporción de personas fallecidas accidentalmente por intervención de un arma de fuego es mínima, nuestra propuesta está encaminada a reducir aún más ésta cifra.

De igual manera, en los casos de personas fallecidas por Homicidios Culposos durante el año 2008, se reportaron en Costa Rica 643 casos, de los cuales, solo en 7 de ellos medió el uso de un arma de fuego, para un 0,01% del total de casos.

Aunque no existen en el país cifras estadísticas y datos oficiales de las armas legales e ilegales que han participado en actos criminales o delictivos en Costa Rica, por la recurrencia y la participación de armas automáticas de uso militar tipo AK-47 prohibidas por ley en el país, podemos inferir, que las armas preferidas por los criminales y delincuentes son en su vasta mayoría de naturaleza ilegal y prohibida. Nuestra propuesta endurece las penas por tenencia ilegal de armas, el uso de las mismas y por las violaciones a la presente ley.

Es evidente que el control restrictivo de armas, no guarda relación alguna con la disminución de la tasa de violencia o el incremento de la seguridad de la población de un determinado país.

Suiza por ejemplo, es el país con el mayor número de armas de fuego per cápita, que cualquier otro país en el mundo y no obstante a ello, es uno de los lugares más seguros del planeta para vivir.

La Oficina de la Policía Federal Suiza informa que en 1997 hubo 87 homicidios intencionales y 102 intentos de homicidio en todo el país. De esos 189 casos en total, 91 tuvieron que ver con armas de fuego. Con una población de siete millones de habitantes (incluidos 1,2 millones de extranjeros), Suiza tiene una tasa de homicidios de 1,2 por cada 100.000 habitantes.

Tuvieron lugar 2.498 robos e intentos de robo, de los cuales 546 se cometieron con armas de fuego resultando en un índice de robos de 36 casos por cada 100.000 habitantes. Casi la mitad de estos crímenes fueron cometidos por extranjeros no-residentes, a quienes los locales llaman los “turistas criminales.” En el año 1993, ni un solo robo con armas fue informado en Ginebra.

En contraste, Gran Bretaña, que tiene leyes estrictas sobre el control de armas, tuvo una tasa de homicidios en 1994 de 1,4 por cada 100.000 habitantes y un índice de robos de 116 por cada 100.000 habitantes.

Similar situación, viven los ciudadanos de México, Colombia, Ecuador, Brasil, para citar otros países latinoamericanos, donde el control estricto de las armas en manos de civiles, ha causado un aumento sorprendente en los actos criminales.

Es por esto, que consideramos que adoptar el control ilimitado de armas legales por parte de la población civil, no es una solución acorde con la realidad nacional. La violencia en nuestro país debe solucionarse por medio de acciones holísticas que involucren principalmente el fortalecimiento del sistema judicial y el efectivo castigo para quienes cometen las faltas.

Así las cosas, solicitamos respetuosamente a la Asamblea Legislativa el estudio y aprobación de la presente iniciativa de ley, con la seguridad de que será un gran aporte civil, como de seguridad privada en conjunto con los cuerpos policiales del país, para combatir la creciente ola delictiva e inseguridad en el país, procurando con ella una mayor capacitación, control y disminución de accidentes con armas de fuego entre la ciudadanía costarricense.

En virtud de lo anterior, se plantea a consideración de las señoras y los señores diputados, el presente proyecto de ley.

LA ASAMBLEA LEGISLATIVA DE LA REPÚBLICA DE COSTA RICA

DECRETA:

LEY DE ARMAS Y EXPLOSIVOS

CAPÍTULO IDISPOSICIONES GENERALES

ARTÍCULO 1.- CAMPO DE APLICACIÓN. Mediante la presente Ley se regulan la adquisición, posesión, inscripción, portación, venta, importación, exportación, fabricación y el almacenaje de armas, municiones, explosivos y pólvora, en cualquiera de sus presentaciones, y de las materias primas para elaborar productos regulados por la presente Ley, en todos sus aspectos, así como la instalación de dispositivos de seguridad.

 

ARTÍCULO 2.- AUTORIZACIÓN. Los ciudadanos de la República tienen derecho a adquirir, poseer y portar armas, en las condiciones y según los requisitos establecidos en esta ley y su reglamento.

 

ARTÍCULO 3.- DEFINICIONES. Para los propósitos de la presente ley, cada vez que en ella aparezcan los siguientes términos, deben entenderse de la siguiente manera:

a) Arma: es una herramienta útil para la agricultura, caza, industria y la autodefensa entre otros. En la lucha, mantiene o aumenta la magnitud de la fuerza propia. Se incluyen también en este concepto, las armas contundentes,

neumáticas y las punzocortantes. Para efectos de esta ley, arma se refiere principalmente a las armas de fuego.

b) Ministerio: Ministerio de Gobernación, Policía y Seguridad Pública.

c) Dirección: Dirección General de Armamento del Ministerio de Seguridad Pública.

d) Departamento: Departamento de Control de Armas y Explosivos.

e) Explosivos: Productos, sustancias o elementos químicos en estado sólido, líquido o gelatinoso que al aplicarles, combinados o separados, factores de iniciación (calor, presión y choque) se transforman en gas a alta velocidad y producen energía térmica, presión, una onda de choque y un alto estruendo.

f) Explosivos bajos: Explosivos cuya velocidad de detonación es inferior a la velocidad del sonido; hacen combustión pero solo detonan al ser confinados dentro de un recipiente. Fundamentalmente se utilizan como impulsores de material pirotécnico.

g) Explosivos altos: Explosivos con velocidad de detonación superior a la velocidad del sonido; combustionan y detonan aun sin estar confinados dentro de un recipiente.

h) Productos pirotécnicos: Explosivos de manufactura comercial o artesanal que combinan la pólvora (combinación proporcional de nitrato de potasio, carbón y azufre) con otros elementos y compuestos químicos, a fin de producir una combustión o detonación controlada, que no produzca daño alguno a bienes ni a personas, pero sí los efectos lumínicos y sonoros propios para actividades de diversión y esparcimiento.

i) Pólvora: Mezcla no explosiva de compuestos a partir de nitrocelulosa (base simple) o nitroglicerina (doble base), de consistente velocidad de combustión y con poco humo, produciendo una onda de deflagración subsónica, con un efecto propelente antes que explosivo, utilizada como propelente en los cartuchos para armas de fuego, comúnmente conocida como pólvora sin humo.

j) Pólvora menuda lucería: Productos pirotécnicos que, cuando se les da ignición, producen, al quemarse, un efecto de luz blanca o de colores y no son explosivos; entre ellos se encuentran las luces de bengala, los volcanes, las mariposas, los yoyos y otros.

k) Pólvora menuda explosiva aérea: compuesto a partir de nitrato de potasio, carbón y azufre, comúnmente conocida como pólvora negra, utilizada en la fabricación de bombetas de doble trueno, crisantemos y otros, impulsados por una carga de pólvora negra, que explotan en el aire, este tipo de explosivos generan una onda de detonación supersónica de alta presión.

l) Eventos o espectáculos pirotécnicos: Espectáculos que se realizan en diferentes lugares del país, usando como distracción productos hechos a base de pólvora, en cualquiera de sus presentaciones.

m) Permiso: Autorización que otorga el Departamento de Armas y Explosivos para el uso de armas, explosivos, pólvora en todas sus presentaciones y todo tipo de implementos contemplados en la presente Ley y sus Reglamentos.

n) Permiso de Salud: Autorización que otorga el Ministerio de Salud para el uso, el almacenamiento y la fabricación de productos pirotécnicos y otros.

ñ) Registro: Dependencia del Ministerio de Seguridad Pública en la que se registra todo lo relacionado con esta Ley y sus Reglamentos.

o) Pirotécnia: Arte de crear fuegos artificiales a base de salitre, azufre y carbón.

p) Transporte: Entiéndase como el transporte de un arma de fuego cuando se realice estando el arma descargada y dentro de una caja, estuche o maletín debidamente cerrado y con sus cargadores vacíos, incluyendo los de velocidad en los caso de revólveres. También la munición debe ser transportada en cajas o bolsas separadas del arma y no deben estar dentro de ningún tipo de cargador.

q) Posesión: Entiéndase por la posesión de un arma, la ubicación del arma dentro de un domicilio o propiedad privada.

r) Portación: Entiéndase por la portación de un arma de fuego, cualquier tipo y modalidad de traslado del arma cargada, con los respectivos cargadores y sus municiones, lista para poder ser utilizada.

s) Clase: Entiéndase por clase de arma de fuego, su clasificación como:

(A) Revólveres: es un tipo de arma de mano, que se caracteriza por llevar la munición dispuesta en un cilindro con recámaras independientes para cada cartucho.

(B) Pistolas y Escuadras: son armas de mano compuestas por un armazón fijo donde se ubica el mecanismo de disparador, una parte móvil llamada corredera encajada sobre el armazón y el cañón, donde se ubica el sistema percutor, así como un muelle recuperador y una ventana para expulsión del casquillo. Se carga mediante la inserción de un cargador con la munición.  Generalmente las pistolas disponen de manera expuesta un martillo percutor y las escuadras no cuentan con martillo percutor expuesto, si no que disponen de un sistema interno de retención y liberación directa de la aguja percutora.

(C) Escopetas: son armas largas ligeras, comúnmente de ánimas lisas o rayadas, diseñadas para disparar cartuchos cargados con varios proyectiles, los cuales son descargados a un mismo tiempo al momento del disparo. Pueden también cargar cartuchos de un único proyectil, con acción de disparo de acción simple, repetición o semiautomática.

(D) Escopeta Lanzagases: es un arma que funciona mediante un cartucho o bajo un sistema de aire comprimido, diseñado para lanzar a distancia una variedad de proyectiles de impacto, marcadores, de mal olor, luminosos y granadas de gas, utilizada principalmente con fines policiales y para el control individual o de multitudes, sin fuerza letal.

(E) Lanzagranadas: es un arma militar ligera, diseñada para aumentar el poder de fuego del soldado, ante la intervención masiva o de medios acorazados y mecanizados, la cual dispara un proyectil explosivo, perforante de blindaje o fragmentario al impacto, compuesto por un dispositivo de tiempo o espoleta, capaz de alcanzar objetivos a distancias superiores a cien metros.

(F) Carabinas: son armas similares al rifle, pero generalmente más corta de longitud, usualmente menor a sesenta y cinco centímetros de cañón (25,6”), ligera y de menor potencia y velocidad de fuego.

(G) Fusiles: son armas portátiles de cañón largo superior de sesenta y cinco centímetros de cañón (25,6”), capaces de disparar proyectiles de alto poder a larga distancia, algunos modelos previstos de un soporte para bayonetas, generalmente de acción de cerrojo o semiautomático sin capacidad para disparar ráfagas.

(H) Fusiles Ametralladora: armas largas automáticas, diseñadas para disparar cientos de proyectiles de alto poder por minuto a larga distancia, provistas de cargadores o cinturones de alta capacidad de cartuchos. Generalmente son pesadas, voluminosas y se encuentran montadas sobre un afuste.

(I) Subametralladoras: armas largas automáticas, de diseño compacto y liviano para ser usadas cómodamente por una sola persona, provista con un selector de fuego, capaz de disparar cientos de proyectiles de alto poder por minuto.

(J) Ametralladoras Livianas: armas compactas, ligeras de tiro automático y de corto alcance, que utilizan generalmente municiones de pistola.

(K) Ametralladoras Pesadas: armas compactas, ligeras de tiro automático y de corto alcance, que utilizan generalmente municiones de rifle de alto poder.

(L) Morteros Livianos: son armas ligeras utilizadas por unidades de infantería, capaces de disparar proyectiles explosivos, rompedor, fragmentarios, fumígenos, gas venenoso, incapacitantes e iluminantes, en un ángulo superior a los cuarenta y cinco grados y a velocidades relativamente bajas, de un calibre no superior a los cien milímetros.

(M) Morteros Pesados: armas utilizadas por unidades de artillería, capaces de disparar proyectiles de tipo, explosivo, rompedor, fragmentarios, fumígenos, gas venenoso, incapacitantes e iluminantes, en ángulos de tiro pequeños, a altas velocidades y de calibre superior a los cien milímetros.

(N) Lanzacohetes o Bazucas: armas ligeras, portátiles, antitanque, utilizadas por unidades de infantería, disparando proyectiles perforantes de blindaje y explosivos estabilizados por aletas, capaces de perforar blindajes de hasta doscientos milímetros de espesor, con un alcance aproximado de ciento cincuenta metros.

(Ñ) Fusiles sin Retroceso (Antitanque): armas livianas que permiten el disparo de un proyectil de artillería, superiores a los cien milímetros, explosivo – perforante de blindaje, del mismo peso que el de un cañón con retroceso, de alta velocidad y alcance, pero con total ausencia de retroceso al momento de realizar el disparo.

(O) Fusiles Especiales para Tiro al Blanco: son armas con cañón superior de sesenta y cinco centímetros (25,6”) de largo, de bajo calibre, por lo general calibre .22 LR (5.5 mm) con acción por cerrojo de repetición, con capacidad para un solo cartucho o alimentador para varios cartuchos.

(P) Fusiles Especiales para Cacería: son armas, con cañones superiores a los sesenta y cinco centímetros (25,6”) de largo, de calibre y munición de alto poder y velocidad, con acción por cerrojo de repetición.

(Q) Carabinas Especiales para Cacería: son armas de longitud menor a sesenta y cinco centímetros de cañón (25,6”), ligeras, con acción de repetición o semiautomática con municiones de alto poder y velocidad.

(R) Escopetas de Cacería: son armas diseñadas para descargar varios proyectiles, conocidos como perdigones, por disparo. Son usualmente utilizadas en la caza menor, particularmente de aves. También son utilizadas en la caza mayor utilizando municiones de una única posta cónica o con perdigones de mayor tamaño, algunos modelos cuentan con uno, dos o más cañones independientes, ligeras, de acción simple, repetición o semiautomática.

(S) Rifles de Cualquier Tipo: es la designación para armas largas, con acción de cerrojo por repetición, cuyo cañón cuenta con ánimas rayadas para estabilizar la bala durante el disparo, dentro de estos se identifican algunos fusiles y carabinas.

(T) Tanques de Combate: vehículos blindados de ataque con tracción de orugas o ruedas, diseñados principalmente para enfrentarse a fuerzas enemigas utilizando fuego directo. Un tanque de combate se caracteriza por tener armas y blindaje pesado, así como por un alto grado de movilidad que le permite cruzar terrenos difíciles a velocidades relativamente altas.

(U) Misiles: son proyectiles autopropulsados que pueden ser guiados durante toda o parte de su trayectoria, normalmente propulsados por cohetes o motores a reacción. Generalmente tienen una o más cabezas de explosivas, aunque también pueden usarse otros tipos de arma en el misil.

(V) Armas de Artillería: son armas de guerra pensadas para disparar proyectiles de gran tamaño a largas distancias empleando una carga explosiva como elemento impulsor.

(X) Armas Biológicas: cualquier patógeno (bacteria, virus u otro organismo que cause enfermedades) que se utilice como arma de guerra. Cualquier otro producto biológico capaz de discapacitar, herir, impedir o matar a un individuo, multitudes, afectar ciudades o lugares enteros.

(Y) Armas Químicas: son armas que utilizan las propiedades tóxicas de sustancias químicas para discapacitar, herir, impedir o matar a un individuo, multitudes, afectar ciudades o lugares enteros. Utilizar productos tóxicos no vivientes, incluso si son producidos por organismos vivos (por ejemplo, toxinas), es considerado como una arma química bajo las provisiones de la convención de armas químicas.

(Z) Armas Nucleares: es un explosivo de alto poder que utiliza la energía nuclear, esto incluye el vector transportador y parte de la infraestructura involucrada en su manejo y operación.

t) Tipo: Entiéndase como el Tipo de un Arma de Fuego, las Armas Permitidas y Armas Prohibidas a Particulares.

u) Calibre: El calibre de un arma de fuego es el diámetro del proyectil que se dispara, expresado en milésimas de pulgada, milímetros o gauges para el caso de escopetas. El Gauge no es medido por el diámetro de los perdigones contenidos en el cartucho, si no, por el diámetro interno del cañón del arma, medido en esferas de plomo sólido del diámetro del cañón que juntas pesan 1 libra.

v) Arma de Fuego: es un dispositivo destinado a propulsar a distancia uno o múltiples proyectiles por medio de la expansión de gases calientes producto de la deflagración o combustión de un propelente. Este término se aplica únicamente a los dispositivos que funcionan tras una reacción química de combustión interna dentro del mismo dispositivo.

x) Proyectil: es el objeto lanzado en el espacio por la acción de una fuerza, con referencia propiamente aquellos lanzados con un arma de fuego.

y) Legítima Defensa: Consiste en el derecho, ante una situación de peligro para bien jurídico propio o ajeno, en el cual se lesione a otro para evitar un mal mayor, siempre que el peligro sea actual o inminente, no haya sido provocado voluntariamente o se pueda evitar de otra manera e implique la necesidad razonable de defensa empleada para repeler o impedir una agresión inminente e ilegítima.

z)- Proyectil Expansivo: Las municiones de proyectil expansivo son aquellas que al impactar contra un objeto expanden su diámetro original, al tiempo que disminuye su capacidad de penetración.

aa)- Proyectil Explosivo: Las municiones de proyectil explosivo son aquellas que al interior del proyectil disponen de un elemento, componente o mecanismo explosivo, que al impacto con un objeto o mediante un dispositivo de tiempo, detonan fragmentando el cuerpo del proyectil.

ab)- Armas de Acción Simple: se caracterizan porque requieren amartillar el percutor manualmente, cada vez que se requiera realizar un disparo, antes de presionar el disparador y liberar el percutor; de lo contrario no dispararán.

ac)- Armas de Doble Acción: se caracterizan porque puede disparar de dos maneras: primera, amartillando el percutor antes de accionar el disparador y segunda, apretando el disparador sin amartillar previamente, realizando todo el ciclo de armar el percutor y soltarlo para disparar el arma con sólo la acción del disparador.

ad)- Armas Semiautomáticas: es cualquier tipo de arma de fuego cuyo mecanismo al momento de disparar un proyectil, utiliza la presión de gases producto de la combustión de un propelente, para accionar su mecanismo de cerrojo e introducir y alimentar un nuevo proyectil en la recámara, amartillando el arma para poder realizar otro disparo. Necesitan que el disparador sea presionado cada vez que se quiera realizar un disparo.

ae)- Armas de Repetición Semiautomáticas: son las armas accionadas por el tirador al operar el mecanismo de acerrojamiento, alimentando el proyectil en la recámara y mecanismo de percusión, repitiendo tantas veces la misma operación como disparos desee realizar.

af)- Armas Automáticas: son aquellas previstas con un selector que al realizar un disparo, los gases de la combustión accionan los mecanismos de acerrojamiento, alimentación y percusión del cartucho, provocando la automaticidad y disparos en secuencia continua o de ráfagas, mientras se mantenga oprimido el disparador, pudiendo operar también en forma semiautomática por acción del selector.

 

ARTÍCULO 4.- CONTROL Y FISCALIZACIÓN. El control y la fiscalización le corresponden al Poder Ejecutivo, por medio del Ministerio de Seguridad Pública.

ARTÍCULO 5.- INVENTARIO. Los órganos estatales, las instituciones autónomas y semiautónomas, las empresas públicas y las municipalidades autorizadas para poseer armas y las empresas de seguridad privadas deberán informar, semestralmente, a la Dirección sobre la cantidad, Marca, clase, calibre, modelo, el número de serie, el patrimonio, el nombre número de identificación, nacionalidad y domicilio de la persona a quien se le han asignado y el estado de las armas de fuego bajo su custodia. Asimismo, deberán llevar un inventario permanente de todas las armas. Los particulares informarán a solicitud de la Dirección.

 

ARTÍCULO 6.- IDENTIFICACIÓN DE ARMAS GUBERNAMENTALES. Todas las armas que el Gobierno de la República posea o adquiera, deberán mostrar, en una parte visible, el escudo nacional o las siglas GCR (Gobierno de Costa Rica), el número de serie, el patrimonio y las demás características que, según el reglamento, constituyan la identificación.

 

ARTÍCULO 7.- PERSONAS INHIBIDAS PARA ADQUIRIR, POSEER Y PORTAR ARMAS. No podrán adquirir, poseer y portar armas de cualquier clase las siguientes personas:

a) Los privados de libertad que se encuentren cumpliendo su condena en cualquier cárcel del país, sea un centro abierto o cerrado.

b) Los menores de dieciocho años.

c) Quienes tengan un impedimento psicológico, psiquiátrico, físico o mental para el manejo de las armas.

d) Quienes hayan sido condenados por un delito cometido con el empleo de armas o posea antecedentes penales de cualquier otra índole.

e) No podrán portar armas de fuego, quienes no hayan aprobado los cursos y exámenes establecidos para el efecto.

f)- Quien su certificado sanguíneo y de orina antidopaje resulte positivo en sustancias psicotrópicas ilícitas.

g)- Los turistas y visitantes temporales del país, salvo lo dispuesto en el artículo 63 de esta ley.

h)- Los extranjeros excepto aquellos con residencia permanente libre de condición siempre que haya transcurrido un plazo no menor a cinco años de haberla obtenido.

 

ARTÍCULO 8.- IMPORTACIÓN Y COMERCIALIZACIÓN DE CUCHILLOS Y HERRAMIENTAS. No se aplicará esta ley a la importación, comercialización y tenencia de navajas de afeitar, cuchillos de mesa y caza, los dedicados al destace de ganado y al expendio de carnes, los cuchillos de zapatería, los machetes y otras herramientas propias de la labranza; los aparatos de salva, entendiéndose por estos los que, por su construcción, no permitan el uso de cartuchos con proyectiles; los artefactos que proyecten un dardo con compuestos tranquilizantes para el manejo de animales silvestres; los aparatos industriales usados para clavar en concreto, por medio de un cartucho de salva; los aparatos empleados para sacrificar ganado vacuno por medio de un cartucho; los usados para separar pernos o tornillos en las construcciones metálicas, mediante un cartucho; los utilizados en fábricas de cemento para remover con un cartucho incrustaciones de los hornos y, en general, todos los que tengan uso industrial específico o los que se usen, normalmente, en las labores manuales, siempre que se encuentren en el lugar donde deban ser utilizados.

Tampoco se aplicará esta ley a la importación de los instrumentos antes descritos, accesorios, repuestos, partes y componentes no seriados de las armas de fuego cuando se importen por necesidades de trabajo o para la práctica de un deporte.

ARTÍCULO 9.- DENUNCIA. Quien tenga conocimiento de una infracción de esta ley esta obligado a denunciarla ante los órganos competentes.

Si la denuncia es interpuesta ante el Departamento, este levantará el expediente del caso y aplicará las sanciones administrativas que procedan. Si lo denunciado constituye  un delito, el Departamento deberá remitirlo al órgano judicial competente.

 

ARTÍCULO 10.- LEGISLACIÓN SUPLETORIA. En lo no regulado expresamente por esta ley, se aplicarán, en forma supletoria, la Ley General de Policía, la Ley General de la Administración Pública, el Código Penal y el Código Procesal Penal.

CAPÍTULO IIDIRECCIÓN GENERAL DE ARMAMENTO

ARTÍCULO 11.- CREACIÓN. Se crea la Dirección General de Armamento, dependiente del Ministerio de Seguridad Pública, que se encargará de mantener actualizado el inventario permanente de todas las armas del estado y de ejercer su control y fiscalización. Además, llevará, por medio del Registro de Armas, la inscripción y el inventario permanente de las armas, las municiones y los explosivos propiedad del Estado.

La Dirección estará integrada por el Departamento de Control de Armas y Explosivos, el Registro de Armas y el Arsenal Nacional.

El Registro de Armas será confidencial y solo tendrán acceso a él las autoridades administrativas y judiciales competentes.

 

ARTÍCULO 12.- COMPETENCIA. El Departamento será el encargado de otorgar los permisos de venta, importación, exportación, inscripción y portación de armas permitidas. También, de los permisos de venta, fabricación, importación y exportación de explosivos permitidos, aditamentos y materias primas para fabricar explosivos.

Además, deberá levantar y mantener actualizados los registros de las armas permitidas que sean propiedad de particulares.

El Departamento tendrá facultades para comprobar, inspeccionar, supervisar, controlar y fiscalizar la fabricación, la compra, la venta, la importación, el desalmacenaje, el traslado, el almacenaje y el decomiso de armas, municiones, explosivos y afines.

El propietario inscrito o a quién legalmente corresponda la propiedad de las armas, elementos u objetos con los que le sea causado daño alguno a la propiedad e integridad de terceras personas, será responsable civil, penal y solidario por las lesiones, daños y efectos causados con las mismas, excepto cuando exista denuncia previa de extravío o robo ante la autoridad competente y el Organismo de Investigación Judicial además dentro de los ocho días posteriores para realizar el aviso al Departamento.

 

ARTÍCULO 13.- RESOLUCIONES DEL DEPARTAMENTO. Toda resolución del Departamento deberá fundamentarse y notificarse. Contra la resolución dictada cabrán los recursos ordinarios y extraordinarios, establecidos en la Ley General de la Administración Pública.

 

ARTÍCULO 14.- SUMINISTRO DE ARMAS. El Arsenal Nacional suministrará, únicamente por orden directa y específica del Director General de Armamento, las armas, los implementos y los recursos materiales que el Ministerio provea a las unidades policiales. De ese suministro, llevará un riguroso control de las fechas, el estado de las armas y los nombres de las personas que las retiran. Estas anotaciones serán comunicadas, inmediatamente, al Registro de Armas.

Las armas del Arsenal Nacional solo podrán ser suministradas a las unidades y cuerpos policiales.

Únicamente con orden directa del Ministro de Seguridad Pública podrán suministrarse no más de tres armas del citado Arsenal a cada uno de los Ministros de Gobierno, para su protección personal, mientras ejerzan el cargo.

Diariamente, en todo operativo de las fuerzas policiales, los oficiales de guardia o los jefes respectivos están obligados a hacer constar la asignación personal de cada arma de fuego.

 

ARTÍCULO 15.- CUSTODIA. El Arsenal Nacional será el encargado de custodiar las armas y las municiones del Gobierno de la República, de reparar las armas y darles mantenimiento.

Los procedimientos y directrices que dicte el Arsenal, acerca de la custodia y el mantenimiento de armas y explosivos, serán de acatamiento obligatorio para las armerías y los funcionarios de las unidades policiales.

Se prohíbe a los funcionarios y a los empleados encargados de la custodia de armas, prestarlas, entregarlas o facilitarlas, en cualquier forma, a personas, entes o grupos no autorizados por ley para tenerlas.

 

ARTÍCULO 16.- FALTA GRAVE. La inobservancia de los preceptos contenidos en el cuarto párrafo del artículo 14 y en el tercer párrafo del artículo 15, se tendrá por falta grave e incumplimiento de deberes, para la aplicación de las sanciones disciplinarias correspondientes.

 

ARTÍCULO 17.- CONTROL DE ARMAS EN PODER DEL ESTADO. La Dirección llevará un control estricto de las armas en poder del Estado y sus instituciones. Elaborará un inventario permanente de esas armas y enviará un informe anual a la Contraloría General de la República y a la Auditoría del Ministerio. Los informes remitidos, únicamente, podrán ser conocidos, cuando medie el interés público.

 

ARTÍCULO 18.- DEBER DEL DIRECTOR AL FINALIZAR CADA ADMINISTRACIÓN. Al finalizar cada Administración de Gobierno, el Director General de Armamento entregará al Ministro de Gobernación, Policía y Seguridad Pública que asuma el cargo, un inventario de todas las armas custodiadas por el Arsenal Nacional y de las que fueron adquiridas durante esa Administración, así como del estado de ellas y su localización.

 

CAPÍTULO IIICLASIFICACIÓN DE LAS ARMAS

ARTÍCULO 19.- TIPO Y CLASE DE ARMAS. Para aplicar la presente ley, las armas se tipifican en: armas permitidas y armas prohibidas a particulares y se clasificarán como: (A) Revólveres, (B)Pistolas y Escuadras, (C) Escopetas, (D) Escopeta Lanzagases, (E) Lanzagranadas, (F) Carabinas,(G) Fusiles, (H) Fusiles Ametralladora, (I) Subametralladora, (J) Ametralladoras Livianas, (K)Ametralladoras Pesadas, (L) Morteros Livianos, (M) Morteros Pesados, (N) Lanzacohetes o Bazucas,(Ñ) Fusiles sin Retroceso (Antitanque), (O) Fusiles Especiales para Tiro al Blanco, (P) Fusiles Especiales para Cacería, (Q) Carabinas Especiales para Cacería, (R) Escopetas de Cacería, (S) Rifles de Cualquier Tipo.

 

ARTÍCULO 20.- ARMAS PERMITIDAS. Son armas permitidas (A) Revólveres, (B) Pistolas y Escuadras, (C) Escopetas, (F) Carabinas, (G) Fusiles, (O) Fusiles Especiales para Tiro al Blanco, (P)Fusiles Especiales para Cacería, (Q) Carabinas Especiales para Cacería, (R) Escopetas de Cacería,(S) Rifles de Cualquier Tipo, sus cartuchos y municiones que poseen las siguientes características:

a) (A) Revólveres, (B) Pistolas y Escuadras con calibres hasta 18,5 mm (calibre 12 Gauge), de acción simple.

b) (A) Revólveres, (B) Pistolas y Escuadras semiautomáticas hasta 18,5 mm (calibre 12 Gauge)

c) (C) Escopetas hasta calibre 19,69 mm (calibre 10 Gauge).

d) Carabinas, Rifles y Fusiles de Clase F, G, O, P, Q, R y S, hasta calibre 18,5 mm (12 Gauge).

e) Las que integren colecciones de armas permitidas.

f) Las utilizadas por los deportistas de tiro práctico, defensivo, olímpico, al plato y de cacería mencionadas en el artículo 60 de esta ley.

g)- Las conversiones; Es permitido el uso de dispositivos o el cambio de partes originales en el arma, que permitan el uso de cartuchos de diferente calibre al utilizado originalmente por el arma y con el que fue inscrita, en cuyo caso, deberá solicitar al Departamento, la inscripción adicional del nuevo calibre para la misma arma.

h)- Las municiones de proyectil sólido, independientemente del material o aleación de fabricación de su núcleo, recubierto o no con otros tipos de metales.

i)- Las municiones de proyectil expansivo, sea ésta de cavidad hueca en la punta o en el núcleo, las que dispongan de un material blando en su estructura o su diseño sea capaz de deformarse al impacto expandiendo el diámetro original y procurando una menor penetración del proyectil.

ARTÍCULO 21.- POSESIÓN Y USO DE ARMAS PERMITIDAS. Los ciudadanos de la República únicamente tienen derecho a poseer, usar y portar armas de las clasificadas en el artículo anterior, como permitidas cumpliendo los requisitos señalados por ley.

Se permite la posesión de armas permitidas en el domicilio, en cuyo caso los moradores deberán tomar todas las medidas de seguridad indispensables para evitar accidentes, además deberán estar debidamente inscritas ante el Departamento.

ARTÍCULO 22.- REQUISITOS. Para poseer y portar armas permitidas las personas físicas deberán:

a) Ser mayores de dieciocho años.

b) No contar con ningún tipo de antecedente delictivo en el país o fuera de él, en caso de extranjeros. Para este efecto el solicitante deberá aportar la respectiva certificación de antecedentes penales. Y en su defecto, el departamento deberá verificar dicha información de manera electrónica conforme a lo dispuesto en la ley 8220.

En el caso de extranjeros con residencia permanente libre de condición en el país, con no menos de cinco años de haber alcanzado dicha condición, se aceptará como prueba satisfactoria el estudio criminológico o la prueba de antecedentes policiales.

c) No estar inhabilitadas, mediante resolución judicial para usar armas.

d)- Para poseer un arma, haber cursado y aprobado satisfactoriamente el Curso de Seguridad y Manejo de Armas de Fuego impartido por el Ministerio.

e)- Para portar un arma, haber cumplido los anteriores requisitos y aprobado satisfactoriamente el Examen Práctico para Portación de Armas de Fuego impartido por el Ministerio, y portará únicamente la clase y calibres de armas, para los cuales haya calificado.

f)- Deberá haber aprobado un examen psicológico, realizado por un profesional en psicología o psiquiatría debidamente incorporado al Colegio Profesional respectivo e inscrito ante el Departamento para este efecto.

g)- Previamente a realizar el Examen Práctico para Portación de Armas de Fuego deberá demostrar capacitación previa a través de instructores inscritos, calificados y certificados ante el Departamento para este efecto.

h)- Para ambos exámenes, el solicitante deberá aportar un certificado sanguíneo de prueba antidopaje de un laboratorio reconocido ante el Departamento.

 

ARTÍCULO 23.- INSCRIPCIÓN Y PORTACION DE ARMAS DE FUEGO. Las personas físicas deberán inscribir en el Departamento todas las armas de fuego permitidas que posean.

Las personas físicas no podrán portar más de tres armas a la vez. No obstante, podrán poseer inscritas con ese propósito un número mayor ante el Departamento.

La titularidad e inscripción de las armas permitidas se darán por tiempo indefinido.

Las personas jurídicas, podrán inscribir en el Departamento todas las armas de fuego permitidas que adquieran o posean, sea por su actividad principal, fines deportivos u otros, debiendo cumplir con los correspondientes requisitos, cursos y exámenes la persona que ejerza la representación judicial y extrajudicial ante el registro público.

 

ARTÍCULO 24.- AUTORIZACIÓN ESPECIAL. Los miembros del Organismo de Investigación Judicial, los agentes de vigilancia de la Dirección General de Adaptación Social, los oficiales de tránsito y los oficiales de migración, únicamente podrán utilizar armas permitidas.

En casos excepcionales, el Poder Ejecutivo podrá autorizar, mediante reglamento, a las autoridades indicadas que usen, en el ejercicio de sus funciones, las armas prohibidas a particulares, clasificadas en el artículo 25 de esta ley.

Los miembros de la Guardia Civil, de la Guardia Rural y los demás miembros de la Fuerza Pública deberán utilizar las armas tipificadas como permitidas. Cuando el servicio lo amerite y en situaciones excepcionales, el Poder Ejecutivo, debidamente fundamentado y mediante decreto, autorizará a esas autoridades el uso de armas prohibidas a particulares para el ejercicio de sus funciones.

 

ARTÍCULO 25.- ARMAS DE FUEGO PROHIBIDAS A PARTICULARES. En cuanto a la fabricación, tenencia, portación, importación, uso y comercialización, son armas prohibidas a particulares, (D)Escopetas Lanzagases, (E) Lanzagranadas, (H) Fusiles Ametralladora, (I) Subametralladora, (J)Ametralladoras Livianas, (K) Ametralladoras Pesadas, (L) Morteros Livianos, (M) Morteros Pesados,(N) Lanzacohetes o Bazucas, (Ñ) Fusiles sin Retroceso (Antitanque), (T) Tanques de Combate, (U)Misiles, (V) Armas de Artillería, (X) Armas Biológicas, (Y) Armas Químicas, (Z) Armas Nucleares y adicionalmente las que tengan las siguientes características:

a) Las que, con una sola acción del disparador, disparan sucesivamente (en ráfaga) más de un proyectil, como ametralladoras, fusiles ametralladoras, subametralladoras y pistolas-ametralladoras.

b) Los artefactos que disparan proyectiles de carga explosiva, que explote por el impacto o por un dispositivo de tiempo, como las armas de artillería de cualquier tipo, los morteros, las bazucas, las lanza- granadas, los cañones y sus municiones.

c) Los equipos móviles de guerra, como tanques, vehículos blindados de combate o porta cañones y los equipados con ametralladoras.

d) Los artefactos explosivos o incendiarios, como granadas de mano, bombas, cohetes y minas terrestres o acuáticas de cualquier tipo, salvo los artefactos de humo de colores que se usan para enviar señales.

e) Los artefactos que, al activarse, producen gases asfixiantes venenosos o paralizantes.

Se exceptúan de la prohibición los aparatos destinados a la defensa personal, sean de tipo eléctrico o presurizado con contenido de gas pimienta o lacrimógeno, así como los dispositivos de seguridad a base de los mismos gases, para instalar en cajas de seguridad y establecimientos que requieran protección especial.

f) Los explosivos de alta potencia, salvo los explosivos de baja potencia destinados a fines industriales, agrícolas, de minería, la pólvora para pirotecnia, uso comercial, recarga de munición con fines deportivos, sus componentes, herramientas y accesorios.

g) La munición perforadora de blindaje, trazadora, incendiaria y explosiva de cualquier calibre.

h) Se exceptúan los silenciadores de disparo en cualquier arma de fuego, los supresores de gases y compensadores de boca, utilizados en las armas deportivas para reducir el sonido y retroceso del arma con fines deportivos únicamente.

ARTÍCULO 26.- PROHIBICIONES. Se prohíbe el uso, la producción o la introducción al país de y compuestos químicos, virus o bacterias tóxicas o letales, que produzcan consecuencias físicas o mentales irreversibles, para ser utilizados como arma.

 

ARTÍCULO 27.- AUTORIZACIÓN DEL MINISTERIO. El Ministerio será el único órgano encargado de autorizar el uso y la importación de las armas y los artefactos requeridos por los miembros de las fuerzas de policía, que crea y regula la Ley General de Policía y las del Organismo de Investigación Judicial, y los demás funcionarios públicos expresamente autorizados para poseerlos.

 

ARTÍCULO 28.- ARMAS DE REGLAMENTO. Por su fácil manejo, mayor precisión, seguridad y confiabilidad, en funciones normales de Policía, se establece, como arma corta de reglamento de la Policía, el revólver de calibre treinta y ocho especial.

No obstante, los oficiales con grado y los demás servidores de las diversas Policías adiestrados en su manejo y según lo amerite el servicio, el caso o la situación, podrán usar, con ese mismo carácter, la pistola semiautomática de nueve milímetros o de calibre cuarenta y cinco, por orden del Ministro de Seguridad Pública.

Se designa “arma orgánica” de la Fuerza Pública, el fusil con selector de fuego, de calibre cinco coma cincuenta y seis milímetros.

Asimismo, pueden utilizar las demás armas del arsenal cuando así lo disponga el Presidente de la República para ocasiones especiales, adiestramiento policial o prácticas de orden cerrado.

 

ARTÍCULO 29.- EMPLEO DE ARMAS EN HUELGAS O MANIFESTACIONES. Cuando intervengan en huelgas o manifestaciones en el ejercicio de sus funciones, podrán portar armas de fuego de reglamento los cuerpos policiales, las unidades especiales de intervención de la Presidencia de la República y las reservas de esas fuerzas policiales.

En ningún caso, podrán utilizar gases, compuestos químicos, virus ni bacterias tóxicas o letales, que produzcan consecuencias físicas o mentales irreversibles.

 

ARTÍCULO 30.- EMPLEO DE ARMAS PROHIBIDAS A PARTICULARES. Solamente los miembros del Organismo de Investigación Judicial, los Funcionarios de Seguridad del Sistema Bancario Nacional y las demás Fuerzas de Policía encargadas de la seguridad pública, podrán usar armas prohibidas a particulares de las clasificadas en el artículo 25 según lo requiera el servicio, caso o situación, a juicio de las autoridades respectivas. No podrán utilizar bajo ninguna razón, aquellas armas que utilicen productos biológicos, químicos, nucleares, gases o productos tóxicos, paralizantes, venenosos y de cualquier otro tipo que pueda producir enfermedad, acción infecciosa, viral, con resultado irreversible temporal o permanente.

 

ARTÍCULO 31.- DUDAS EN EL TIPO DE ARMAS. En caso de duda sobre el tipo de algún arma como prohibida a particulares o permitida, el Departamento decidirá según el procedimiento establecido en el reglamento para el efecto.

Las resoluciones dictadas por este Departamento podrán ser recurridas conforme se dispone el artículo 13 de esta ley.

 

CAPÍTULO IVINSCRIPCIÓN Y PERMISOS

ARTÍCULO 32.- ARMAS PARA LEGÍTIMA DEFENSA. Son todas las armas que se posean en el domicilio, las que se porten bajo el respectivo permiso y se encuentren debidamente inscritas en el Departamento. Antes de inscribirlas, los poseedores deberán aprobar el Curso de Seguridad y Manejo de Armas de Fuego impartido por el Ministerio, debiendo demostrar fehacientemente su conocimiento de las medidas de seguridad y almacenamiento de armas para evitar riesgos.

 

ARTÍCULO 33.- REQUISITOS PARA INSCRIBIR ARMAS. Toda persona que adquiera una o más armas permitidas, de cualquier tipo, está obligada a solicitar su inscripción al Departamento. La solicitud se presentará por escrito y en ella se indicará, por lo menos, la marca, el calibre, el modelo y la matrícula del arma, la cual se mostrará en el mismo acto.

Además, deberá demostrar, en la forma que determine el reglamento, su conocimiento de las reglas de seguridad, el manejo apropiado del arma y los fundamentos de su funcionamiento.

Es obligación ineludible del Departamento, mantener un registro automatizado del total de armas de fuego inscritas en el país, tanto de personas físicas como jurídicas, así como también de las portaciones otorgadas tanto para seguridad personal como privada.

Tal inscripción, deberá ser simple y expedita bajo el cumplimiento de los requisitos establecidos a nombre de quién así lo solicita, con el fin de mantener actualizado el registro y la propiedad de las armas en el país.

De igual forma, el Departamento estará en la obligación de realizar el registro expedito y oportuno de los cambios reportados de propietario y el traspaso de las armas legalmente inscritas, con el fin de mantener actualizados sus registros.

 

ARTÍCULO 34.- INTERVENCIÓN DEL DEPARTAMENTO. El Departamento estará en facultad de practicar a un arma el examen balístico antes o después de venderla o comerciarla. Igual procede si se gestiona el traspaso de un arma ya inscrita.

En los informes respectivos, deberá usarse la nomenclatura original y la medida del fabricante, sea en milésimas de pulgadas o en milímetros. Además, el Departamento pedirá por su cuenta, a las dependencias judiciales, una certificación de los antecedentes penales del solicitante o, si se trata de personas jurídicas, de quien ejerza la representación judicial.

 

ARTÍCULO 35.- PERMISO PARA PORTAR ARMAS. Para portar armas se requiere permiso y la aprobación de un examen que califique la habilidad, la destreza, la seguridad y adecuada manipulación práctica y dinámica del arma, la precisión de disparo en movimiento a varios objetivos, la aplicación y el conocimiento de las normas de seguridad, así como del conocimiento práctico del mecanismo y operación del arma, deberá realizar un mínimo de entre dieciocho a treinta disparos e incluirá en la evaluación la carga y recarga dinámica del arma. Los miembros de los cuerpos de Policía deberán poseer el permiso y cumplir con los exámenes indicados que los faculta para portar la clase y el calibre del arma oficial. Antes de otorgárseles el permiso de portación de armas, deberán demostrar, ante la Escuela Nacional de Policía, su conocimiento de las reglas de seguridad y del manejo cuidadoso del arma que pretenden portar. Para la prueba práctica, el solicitante deberá aportar el arma debidamente inscrita y la munición apropiada para realizar la prueba.

El solicitante podrá certificarse para portar distintas clases y calibres de armas, pero deberá realizar el examen práctico por cada clase que solicite y deberá aportar el arma y las municiones necesarias para la prueba.

Los permisos entregados por el Departamento son intransferibles.

 

ARTÍCULO 36.- CARACTERÍSTICAS Y REGISTRO DEL PERMISO. El permiso de portación de armas faculta la portación de armas para ciudadanos particulares. Adicionalmente para los oficiales de seguridad pública y privada, se permitirá la portación de armas largas para sus puestos de trabajo y dentro de jornada laboral establecida. El permiso de portación tendrá una vigencia de dos años para los oficiales de seguridad privada, custodios y escoltas, tres años para los miembros de los cuerpos policiales del estado y cinco años para los ciudadanos civiles.

Al vencerse los plazos establecidos respectivamente, el permiso podrá renovarse por igual período, una vez aprobado en cada oportunidad el examen práctico que califique la habilidad, la destreza, la seguridad y adecuada manipulación del arma, la precisión, la aplicación y el conocimiento de las normas de seguridad en el manejo del arma, así como el conocimiento del mecanismo y operación del arma.

El Departamento llevará un registro adecuado y moderno de los permisos que expida de acuerdo con la presente ley.

El permiso de portación tendrá una categoría que facultará al titular para portar una clase específica de arma de mano y un rango de calibres según la evaluación aprobada para su portación, siendo la clase y el calibre predominante el evaluado en el examen práctico de portación de armas, quedando facultado para portar en la misma clase de arma cualquier otra de menor calibre.

En cuanto a la portación de armas largas, de las clases, (C) Escopetas, (F) Carabinas, (G) Fusiles y(S) Rifles de Cualquier Tipo, con fines policiales o de seguridad privada, se requiere permiso y de igual manera, deberá cumplir con los requisitos establecidos para la portación de armas y el respectivo examen práctico específico para la clase y calibre de arma que se desea autorizar para portación. Esta autorización solo facultará a los oficiales a portar dichas armas en sus puestos fijos de trabajo, sin que dicha portación se extienda fuera del lugar establecido como de trabajo y de la jornada laboral, en cuyo caso se considerará portación ilegal de arma permitida.

El permiso extendido por el Departamento, autorizará al titular para portar cualquier arma debidamente inscrita, con un máximo de tres armas a la vez, siempre que sea de la clase y calibre autorizado en el permiso, pero no limitado a un arma en específico, debiendo aportar en el acto la respectiva matrícula emitida por el Departamento a nombre exclusivo del titular y autorización autenticada por notario público en caso que las armas sean propiedad de terceros. Cualquier otra condición fuera de esta norma será considerada portación ilegal de arma permitida.

En el caso de personas jurídicas, cuyas armas sean objeto de portación por parte de sus representantes legales, deberán aportar la matrícula respectiva y adicionalmente deberá acreditarse el representante legal mediante personería jurídica extendida en original por el Registro Nacional o Certificación Notarial y en el caso de autorización de uso y portación a terceras personas, deberá adicional a la matrícula, aportar autorización protocolizada por notario público de la sociedad al titular de la portación, especificando con detalle las características, marca, clase, calibre, modelo y número de serie del arma autorizada específicamente y los datos y calidades del titular autorizado, debiendo indicar el plazo de vigencia de la autorización o si aplica de manera indefinida.

 

ARTÍCULO 37.- PERMISO ESPECIAL. Para portar armas de fuego permitidas para la defensa personal, en casos de urgencia comprobados, será necesario un permiso especial extendido por el Departamento en un plazo no mayor de 48 horas de la solicitud.

El permiso sólo podrá otorgarse cuando la vida de la persona autorizada estuviera razonablemente expuesta al peligro, por el tiempo que este dure o cuando, por la índole de sus funciones, los funcionarios públicos necesiten un arma para protegerse.

Ese permiso tendrá una duración de un año y podrá revocarse por razones de seguridad o porque se modificaron las circunstancias en virtud de las cuales se concedió.

No requieren este permiso especial, aunque sí el permiso de portación de armas, los miembros de los Supremos Poderes, los funcionarios de la Policía encargada del control de drogas y los de la Policía Judicial.

 

ARTÍCULO 38.- FORMA DE PORTAR ARMAS. Salvo los miembros de las fuerzas de Policía y funcionarios de seguridad privada debidamente autorizados e identificados, toda persona autorizada para portar armas, deberá llevarlas en la forma menos visible y riesgosa.

 

ARTÍCULO 39.- REQUISITOS PARA PERMISOS DE PORTACIÓN DE ARMAS. Para solicitar el permiso de portación de armas, las personas deberán cumplir con los requisitos del artículo 41 y, además, aportar un timbre policial de mil colones y tres fotografías tamaño pasaporte. Asimismo, deberán aprobar el examen práctico que requiera el Departamento.

 

ARTÍCULO 40.- PERMISOS DENEGADOS. Si quien solicita el permiso de portación de armas tuviera antecedentes penales o si existiera resolución judicial que lo inhabilite para portarlas, el Departamento le denegará el permiso.

 

ARTÍCULO 41.- SOLICITUDES DE INSCRIPCIÓN O PERMISO. Toda solicitud de inscripción o permiso deberá presentarse en el Departamento o en las oficinas auxiliares que establezca el reglamento, con la firma del solicitante autenticada por un notario público si no la presenta personalmente. De presentarla él mismo, deberá identificarse con su cédula de identidad o, en el caso de extranjeros, únicamente con su cédula de residencia.

La solicitud deberá formularse por escrito, con dos fotografías del interesado tamaño pasaporte y, según corresponda, la factura de compra, la póliza de desalmacenaje, carta-venta del arma y la matrícula de inscripción del arma o Declaración Jurada Protocolizada. Además, se indicarán las calidades, la nacionalidad y el domicilio del solicitante y todos los datos necesarios para identificar plenamente las armas cuya inscripción se solicita.

Las personas físicas deberán aportar certificado sanguíneo de prueba antidopaje de sustancias psicotrópicas ilícitas, dictamen psicológico extendido por un profesional competente, debidamente autorizado y acreditado ante el Departamento, en los términos que establezca el reglamento, sobre la idoneidad mental del solicitante, al cual se le tomará adicionalmente la impresión de sus huellas dactilares.

En caso de personas jurídicas, se deberá aportar certificación de su personería. Además corresponderá a su Representante Legal cumplir con los demás requisitos establecidos por esta ley.

El solicitante para inscribir un arma o el representante legal, en caso de personas jurídicas, deberá haber cursado y aprobado satisfactoriamente, el Curso de Seguridad y Manejo de Armas de Fuego impartido por el Ministerio.

 

ARTÍCULO 42.- INSCRIPCIÓN DE ARMAS SIN DOCUMENTO DE PROPIEDAD. Si el arma que se pretende inscribir fue objeto de sustracción o pérdida reportadas al Departamento, este deberá decomisarla y proceder según se disponen los artículos 83, 84 y 85 de esta ley.

 

ARTÍCULO 43.- INSCRIPCIÓN DE ARMAS SIN DOCUMENTO DE PROPIEDAD. El propietario de armas permitidas, que carezca de los documentos que le acreditan la propiedad o la posesión, deberá solicitar la inscripción y adjuntar una declaración jurada protocolizada de que las armas le pertenecen, con una explicación de la causa por la cual carece de factura de compra, carta-venta o póliza de importación según corresponda.

Asimismo, si el arma tiene la identificación numérica borrada o alterada, el solicitante debe indicar las razones que justifican tal irregularidad. El Departamento le imprimirá la numeración correspondiente.

 

ARTÍCULO 44.- PERMISO PARA IMPORTAR TIROS. Cualquier poseedor de armas inscritas podrá solicitar, al Departamento, permiso para importar hasta cinco mil tiros al año.

La solicitud se formulará en papel con reintegro de cien colones, con un timbre policial de quinientos colones y se presentará personalmente o autenticada por un notario público.

No existirá restricción para importar tiros de ignición anular, de escopeta o de cualquier calibre de arma permitida, utilizada por los deportistas, ni de componentes, herramientas y accesorios  de recarga para practicar deporte.

 

ARTÍCULO 45.- PERMISO PARA AGENTES O POLICÍAS HONORARIOS. Las credenciales de agentes o Policías honorarios, funcionarios de confianza y otros similares, no los facultan para portar armas sin el respectivo permiso.

 

ARTÍCULO 46.- PLAZO PARA INSCRIBIR EL TRASPASO DE UN ARMA. Los traspasos de las armas de fuego permitidas deberán inscribirse en el Departamento dentro de un plazo de diez días hábiles, contados a partir del traspaso, bajo responsabilidad del comprador.

 

ARTÍCULO 47.- PÉRDIDA, EXTRAVÍO Y SUSTRACCIÓN DE ARMAS. Las personas que pierdan o extravíen un arma permitida deberán comunicarlo primero a la autoridad competente más cercana, segundo al Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y tercero, por escrito al Departamento o a sus oficinas auxiliares, dentro de los ocho días siguientes adjuntando copia de la denuncia respectiva del OIJ.

Si el arma les hubiera sido sustraída, actuarán del modo indicado en el párrafo anterior y adjuntarán copia de la denuncia presentada ante las autoridades competentes.

 

ARTÍCULO 48.- ARMAS EN POBLADO. No se requerirá permiso para portar en poblado armas cortantes, punzantes o contundentes. Será prohibida la portación de armas blancas, cortantes o punzantes que excedan de catorce centímetros de largo, medidos únicamente sobre el borde filoso de la hoja cortante. La violación a esta disposición se considerará portación ilícita de arma permitida. Se exceptúan las herramientas de trabajo, cuando se demuestre que ese es su fin.

 

ARTÍCULO 49.- CAUSAS DE CANCELACIÓN DEL PERMISO. Previo al debido proceso, el Departamento podrá cancelar el permiso para portar armas, sin perjuicio de las sanciones penales que procedan, cuando:

a) Los portadores empleen mal las armas, las manipulen de forma riesgosa, las almacenen indebidamente o pongan en riesgo la vida de terceros sin causa justificada, porten el arma bajo el efecto de cualquier tipo de droga, alcohol o sustancia psicotrópica, farmacológica, natural o sintética y de cualquier tipo, cedan a terceros los permisos o alteren estos.

b) Las personas que porten un arma distinta a la clase y calibre de las que le han sido autorizadas en el permiso, se considerará portación ilegal del arma permitida.

c) El otorgamiento del permiso se haya fundamentado en engaño o documentación falsa.

d) Las armas se usen fuera de los lugares autorizados.

e) Porte un arma con alteraciones de cualquier tipo en sus características, inscripciones y numeraciones, caso en el cual se considerará como portación ilegal de arma permitida.

f) Lo resuelva la autoridad judicial competente.

g) El interesado no cumpla con las disposiciones de esta ley y su reglamento.

h) Exista algún antecedente penal de cualquier tipo sobre el titular del permiso.

i)- Por haber transcurrido nueve meses desde el vencimiento de la licencia de portación respectiva sin haber realizado el trámite de renovación correspondiente.

 

ARTÍCULO 50.- RESTRICCION DE ARMAS PARA TURISTAS. Los turistas no podrán adquirir o portar armas de ninguna clase dentro del territorio nacional.

 

ARTÍCULO 51.- INGRESO DE ARMAS A INSTITUCIONES ESTATALES. Se prohíbe a los particulares ingresar con armas a las instalaciones que albergan los Poderes del Estado, las instituciones públicas, de salud y educativas. Igualmente, se les prohíbe presentarse armados en manifestaciones o asambleas públicas donde puedan existir intereses opuestos.

 

ARTÍCULO 52.- PROHIBICIÓN PARA CONVERTIR O MODIFICAR ARMAS. Se prohíbe la modificación, después de inscrita, de cualquier arma de las permitidas, con la cual varíe su potencia o velocidad de disparo en el arma. Violar esta disposición producirá la cancelación de la inscripción.

Es permitido el uso de dispositivos de conversión y el cambio de partes originales en el arma, que permitan el uso de cartuchos de diferente calibre al utilizado por el arma y con el cual fue inscrita originalmente, en cuyo caso, deberá solicitar al Departamento, la inscripción adicional del nuevo calibre para la misma arma.

 

CAPÍTULO VColecciones de Armas

ARTÍCULO 53.- POSEEDORES DE COLECCIONES. Las personas físicas y las personas jurídicas podrán poseer colecciones de armas permitidas, con valor histórico, estético, cultural o criminalístico, previo permiso del Departamento. Dichas armas deberán ser desactivadas de forma y manera tal, que no permita su funcionamiento, sin que esto comprometa las características estéticas, físicas, históricas y mecánicas en detrimento del valor histórico, estético, cultural, criminalístico o mecánico que la pieza pueda representar. Una vez desactivada el arma, perderá por definición su condición de arma y en el futuro dejará de estar sujeta a la regulación de esta ley, salvo que la misma sea reactivada nuevamente.

Los particulares que posean colecciones de armas permitidas deberán solicitar autorización para adquirir y poseer nuevas armas, destinadas al enriquecimiento de la colección y del museo y deberán inscribirlas con todas las características.

 

ARTÍCULO 54.- ENAJENACIÓN DE COLECCIONES. Las armas que formen parte de una colección y que hayan sido previamente desactivadas, podrán ser enajenadas para esos mismos fines, sin necesidad de trámite o gestión ante el Departamento, en su conjunto o por unidad, salvo que la misma sea reactivada nuevamente.

 

ARTÍCULO 55.- COLECCIÓN DE ARMAS PROHIBIDAS A PARTICULARES. Sólo las instituciones del Estado pueden coleccionar armas prohibidas a particulares, con valor histórico, estético, cultural, criminalístico o mecánico las cuales deberán ser desactivadas. Los artefactos explosivos indispensablemente serán previamente desactivados, las armas biológicas, químicas o nucleares serán inutilizadas y neutralizadas sus agentes en forma permanente.

Todas las armas de fuego desactivadas deberán figurar en el inventario del Registro de Armas.

 

 

ARTÍCULO 56.- INSPECCIÓN DE COLECCIONES. Todas las colecciones de armas podrán ser inspeccionadas por el Departamento cuando así lo considere conveniente.

La identificación y la clasificación de las armas y el equipo de colección corresponderán al Departamento, el cual, en caso de duda, deberá consultar a los órganos que considere competentes.

 

ARTÍCULO 57.- PRÉSTAMO DE ARMAS PROHIBIDAS A PARTICULARES. Las instituciones del Estado que coleccionen armas prohibidas a particulares solo podrán prestar armas a otras instituciones para fines culturales.

 

ARTÍCULO 58.- SEGURIDAD PARA LAS COLECCIONES. La persona responsable de la custodia de las colecciones de armas deberá guardar las seguridades necesarias para evitar pérdidas. Los recintos donde se custodien las colecciones deben reunir los requisitos de seguridad suficientes para impedir el robo, el extravío o el deterioro de las armas.

 

ARTÍCULO 59.- TRASPASO DE ARMAS AL MUSEO DE LA DIRECCIÓN. Las armas o los equipos bajo custodia del Departamento, clasificados como de valor histórico, estético, cultural o criminalístico, pasarán a formar parte del museo de la Dirección de armamento.

CAPÍTULO VIArmas para Tiro Deportivo y Cacería

ARTÍCULO 60.- ARMAS PARA DEPORTISTAS. Las armas que se autorizan a los deportistas de tiro y cacería, para poseer en su domicilio y para portar con el respectivo permiso son:

a) (A) Revólveres, (B) Pistolas y Escuadras, (F) Carabinas, (O) Fusiles Especiales para Tiro al Blanco,(S) Rifles de Cualquier Tipo.

b) (A) Revólveres, (B) Pistolas y Escuadras hasta de calibre 18.5 mm (12 Gauge), con fines de tiro defensivo, práctico, al plato, olímpico o de competencia deportiva en cualquiera de sus modalidades.

c) (C) Escopetas y (R) Escopetas de Cacería, en todos sus calibres y modelos, hasta las de calibre 19,69 mm (10 Gauge).

d) (C) Escopetas y (R) Escopetas de Cacería, de tres cañones en los calibres autorizados anteriormente, con un cañón para cartuchos metálicos de distinto calibre.

e) (F) Carabinas, (G) Fusiles, (P) Fusiles Especiales para Cacería, (Q) Carabinas Especiales para Cacería, (S) Rifles de Cualquier Tipo, de alto poder, de repetición y en funcionamiento únicamente semi-automático.

f) Las demás armas de características deportivas de acuerdo con las normas legales nacionales o internacionales de cacería y de tiro en las diferentes disciplinas y modalidades.

 

ARTÍCULO 61.- ALCANCES DEL PERMISO DE INSCRIPCIÓN. El permiso de inscripción de armas permitidas para el tiro deportivo, defensivo, olímpico, práctico, de reacción, al plato o para cacería, faculta al portador para utilizar las armas, exclusivamente, para esos fines en los lugares especialmente acondicionados para la práctica de esos deportes.

 

ARTÍCULO 62.- CANTIDAD DE ARMAS PERMITIDAS. Toda persona física o jurídica tendrá derecho a inscribir a su nombre todas las armas destinadas al deporte, a la cacería, al tiro olímpico en sus distintas modalidades, tiro práctico, defensivo o al plato, que posea aun cuando sean del mismo calibre.

 

ARTÍCULO 63.- PERMISO A EXTRANJEROS PARA INGRESAR ARMAS Y TIROS. Los extranjeros podrán ingresar al país armas permitidas temporalmente, para uso exclusivo de capacitación, cinegético, competencia deportiva e instrucción, pero no podrán portarlas. Podrán importar, como parte de su equipaje, hasta quinientos tiros por calibre libres del pago de derechos.

También podrán ingresar al país temporalmente, hasta con cuatro armas permitidas diferentes o de igual calibre, para uso de capacitación, cinegéticos, competencias deportivas e instrucción; pero, deberán contar con autorización previa y por escrito de la Dirección, con información detallada de las armas y las municiones que importará, el tipo y lugar de la actividad en la cual participará, junto con la respectiva invitación al evento, lugar de hospedaje y localización durante la estadía en el país, así como también deberá indicar con claridad la fecha de ingreso y salida del país.  Al ingresar, deberá declarar e informar de manera detallada a las autoridades aduanales, quienes verificarán y confrontarán físicamente la información de las armas. Estas autoridades darán aviso de ello al Departamento.

Al abandonar el país, el turista deberá mostrar a las autoridades correspondientes las armas con igual detalle, cantidad y características que trajo consigo o una constancia del Departamento que justifique tal omisión.

 

ARTÍCULO 64.- PERMISOS A MENORES. Los menores de edad, podrán usar cualquier clase de armas permitidas de cacería y deportivas, cuando los acompañe el propietario de las armas, quién será el responsable directo civil y penal de cualquier daño, lesión o accidente ocasionado por el menor durante la práctica del deporte.

 

ARTÍCULO 65.- IMPORTACIÓN DE MUNICIONES PARA SOCIOS DE CLUBES. La labor de recargar munición con finalidad deportiva o de cacería no se considerará fabricación de municiones.

No habrá restricción para importar tiros de ignición anular, de escopeta o de cualquier calibre de armas de tiro deportivo o cacería, siempre y cuando el solicitante sea miembro activo y acreditado de un club deportivo, reconocido por el Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación o el Comité Olímpico Nacional e inscrito en el Departamento.

 

ARTÍCULO 66.- REGISTRO DE CLUBES Y ASOCIACIONES. Los clubes y las asociaciones de deportistas de tiro o cacería, para gozar de los beneficios de esta ley, deberán estar registrados en el Departamento y deberán cumplir con los requisitos que establece el reglamento.

 

CAPÍTULO VIIFABRICACIÓN, COMERCIO, IMPORTACIÓN, EXPORTACIÓN Y ACTIVIDADES CONEXAS

ARTÍCULO 67.- CONTROL, VIGILANCIA Y FISCALIZACIÓN. El control, la vigilancia y la fiscalización de toda actividad que se realice con armas, municiones, explosivos, artificios, sustancias químicas, pólvora en todas sus presentaciones y materias primas para elaborar productos regulados por la presente Ley, corresponden, en todos sus aspectos, a la Dirección de Armamento del Ministerio de Seguridad Pública.

 

ARTÍCULO 68.- FABRICACIÓN, ALMACENAMIENTO, COMERCIO, IMPORTACIÓN Y EXPORTACIÓN. Para fabricar, almacenar, comerciar, importar y exportar armas, municiones, explosivos, artificios, pólvora en todas sus presentaciones y materias primas para elaborar productos regulados por esta Ley, toda persona física o jurídica deberá contar con el permiso de la Dirección, la cual lo otorgará según la presente Ley y sus Reglamentos. Se prohíben la venta de pólvora y el suministro, a cualquier título, de artículos a base de pólvora, a personas menores de edad y a personas jurídicamente declaradas en estado de interdicción.

Asimismo, se deberá contar con permiso de la Dirección, para el almacenaje de producto explosivo y materia prima para la producción de espectáculos pirotécnicos. Los espectáculos pirotécnicos deberán ser realizados por personas debidamente autorizadas por el Ministerio de Salud para el uso de este tipo de materiales, previo permiso de la Dirección.

 

ARTÍCULO 69.- CONDICIONES. Las fábricas, las plantas industriales, los talleres, los comercios y los demás establecimientos dedicados a las actividades indicadas, en el artículo anterior, deberán reunir las condiciones de seguridad, funcionamiento técnico y producción, que se determinen en el reglamento.

 

ARTÍCULO 70.- AUTORIZACIÓN PARA COMPRAR PARTES. Los permisos para fabricar y reparar armas incluyen la autorización para la compra de partes o elementos que se requieran.

ARTÍCULO 71.- PROHIBICIÓN DE IMPORTAR Y ADQUIRIR ARMAS DE MALA CALIDAD. No se permitirá la importación ni la venta de armas de fuego permitidas, fabricadas con materiales de mala calidad, según su diseño o sin mecanismos de seguridad internos o externos, ni las construidas en forma peligrosa o que puedan dispararse, accidentalmente, durante su manipulación o al caer.

Quién bajo su responsabilidad y riesgo adquiera armas, las altere o modifique de cualquier forma, quedando la misma en concordancia con los criterios anteriores, asumirá en su totalidad la responsabilidad, efectos y resultados que el arma pueda producir, bajo el entendido y la obligación previa de informarse y capacitarse respecto de la calidad, durabilidad y seguridad del arma previo a la adquisición de la misma.

Nadie, podrá alegar activación accidental de un arma de fuego, por la caída de ésta, la portación o el almacenamiento indebido de la misma, quedando establecido sobre el propietario toda la responsabilidad civil y penal que correspondan a los daños, lesiones y perjuicios causados a terceros, por el mal estado o calidad del arma a que refiere el párrafo anterior.

Quién posea y porte un arma de fuego, será responsable del mantenimiento y el buen estado de conservación y funcionamiento del arma y sus municiones.

Los importadores y vendedores serán responsables por la calidad de las armas de fuego y municiones que comercialicen, así como también tendrán la obligación de informar por escrito al comprador de los riesgos y debilidades del producto.  La omisión de esta obligación traera responsabilidad civil y solidaria por los accidentes, lesiones y daños ocasionados.

 

ARTÍCULO 72.- CARACTERÍSTICAS DEL PERMISO. Para fabricar, almacenar, comerciar, importar, exportar y vender armas permitidas, municiones, explosivos, pólvora y materia prima para elaborar los productos regulados por esta Ley, deberá tramitarse, ante la Dirección, una solicitud de permiso que indique las características, la cantidad, la procedencia y el modo de distribución y venta de estos. Las manifestaciones contenidas en dicha solicitud tendrán los efectos de una declaración jurada. Asimismo, deberá adjuntarse copia del permiso específico del Ministerio de Salud.

Las aduanas no autorizarán el desalmacenaje correspondiente sin ese permiso.

Para la fabricación, la comercialización y el almacenaje de los productos regulados por esta Ley, deberá contarse con instalaciones físicas que ofrezcan condiciones de seguridad.

Cuando el número de armas exceda de cien, se requerirá la autorización del Ministerio. En el trámite de las autorizaciones citadas, la Dirección deberá evitar toda práctica monopolística y restrictiva de la libertad de comercio. Queda expresamente prohibida la fabricación de armas prohibidas a particulares y de material bélico.

 

ARTÍCULO 73.- PLAZOS DEL PERMISO Y DE LA RENOVACIÓN. Los permisos regulares para fabricar, importar, exportar y comercializar armas de fuego permitidas, municiones y explosivos se otorgarán por un año y podrán ser renovados por períodos iguales, pero si se viola la presente ley, se cancelarán en cualquier momento.

 

ARTÍCULO 74.- INSCRIPCIÓN DE ESTABLECIMIENTOS. Los establecimientos mercantiles y comerciales dedicados a la venta regular de armas permitidas, deberán estar inscritos en el Departamento.

El Departamento exigirá que la planta física donde se localice el comercio, guarde las debidas condiciones de seguridad. Igualmente, deberá constatar que el expendedor se encuentra en capacidad de garantizar los repuestos de las armas que vende.

 

ARTÍCULO 75.- INFORMACIÓN DE LOS COMERCIANTES. Los comerciantes autorizados para el expendio de armas permitidas deberán informarle al Departamento, dentro de los tres días hábiles siguientes y por medio del formulario que este les suplirá, sobre las ventas de armas realizadas, con el suministro de los datos necesarios para la identificación del comprador y de las armas.

Será responsabilidad del comprador presentar la solicitud de inscripción, dentro de los seis días hábiles siguientes.

 

ARTÍCULO 76.- PROHIBICIÓN DE VARIAR EL USO. Las armas, los objetos y los materiales, a que se refiere esta ley, que se importen al amparo de un permiso, deberán destinarse al uso indicado.

Cualquier modificación, cambio o transformación que pretenda introducirse al destino estipulado, requerirá un nuevo permiso.

 

ARTÍCULO 77.- REQUISITOS PARA EXPORTAR. Para expedir los permisos de exportación de armas, objetos o materiales, mencionados en la presente ley, los interesados deberán acreditar ante el Departamento, que poseen el permiso de importación del país de destino.

 

ARTÍCULO 78.- RETIRO DEL DOMINIO FISCAL. Cuando las armas, los objetos o los materiales de importación o exportación se encuentren en poder de la aduana respectiva, los interesados deberán comunicarlo al Departamento para que este designe a un representante que intervenga ante el despacho aduanal correspondiente; sin ese requisito no podrá permitirse el retiro del dominio fiscal ni la salida del país.

 

ARTÍCULO 79.- REQUERIMIENTOS DE SEGURIDAD PARA IMPORTAR ARMAS. Los permisos generales para cualquiera de las actividades reguladas en este capítulo, incluirán el permiso para el transporte dentro del territorio nacional de las armas, objetos y materiales que amparen; pero sus tenedores deberán sujetarse a las leyes, reglamentos y disposiciones relativas a las medidas de seguridad requeridos.

 

ARTÍCULO 80.- COPIAS DE PERMISOS DE TRANSPORTE. Las personas físicas o jurídicas con permiso general para el transporte especializado de armas, municiones y objetos mencionados en la presente ley, deberán exigir de los remitentes la copia del permiso concedido.

 

ARTÍCULO 81.- AUTORIZACIÓN PARA ALMACENAR. El almacenamiento de armas, municiones y objetos indicados en esta ley podrán autorizarse como actividad complementaria del permiso general concedido, o como específico de personas físicas o jurídicas.

 

ARTÍCULO 82.- RESTRICCIONES PARA EL ALMACENAMIENTO. Las armas y demás objetos podrán almacenarse solo por las cantidades y en los locales autorizados. Deberán sujetarse a los requisitos, tablas de compatibilidad y distancia-cantidad, que indique el Departamento.

 

CAPÍTULO VIIIDECOMISO

ARTÍCULO 83.- SECUESTRO DE ARMAS. Toda arma prohibida decomisada por transgresión a lo dispuesto en el artículo 25 de esta ley, será remitida a la autoridad judicial competente, dentro del plazo de tres días, la cual ordenará su secuestro y depósito en el Arsenal Nacional oportunamente.

Los gases tóxicos, las armas bacteriológicas y similares que se decomisen deberán ser inutilizados para evitar cualquier fuga. En la sentencia respectiva se ordenará el decomiso en favor del Estado.

 

ARTÍCULO 84.- COMISO DE ARMAS. Las armas permitidas inscritas en el Departamento, sólo podrán caer en comiso en favor del Estado, cuando con ellas se cometa un delito según lo dispuesto en el artículo 110 del Código Penal. En este caso, se cancelará la inscripción correspondiente.

Cuando se trate de armas reglamentarias de uso policial, de acuerdo con el informe que deberá obtenerse de la Dirección, la sentencia de comiso ordenará remitirlas al Arsenal Nacional.

El Arsenal Nacional avisará al Departamento a fin de que se elimine la inscripción respectiva, y al Registro de Armas para su inventario patrimonial.

La Dirección podrá destinar esas armas decomisadas para uso de los oficiales del Organismo de Investigación Judicial.

 

ARTÍCULO 85.- ACTA DE DECOMISO. La autoridad policial que proceda al decomiso de un arma obligatoriamente levantará un acta oficial de decomiso en original, copia y en presencia de dos testigos. Ese documento deberá contener la fecha, el lugar, el nombre y los apellidos de las personas que actúan, con indicación de las diligencias realizadas, la descripción detallada de las razones del decomiso, descripción detallada del arma, accesorios, componentes, municiones y cargadores, además deberá constar la firma de todos los intervinientes o la mención de que alguno no puede o se negó a firmar.

Se entregará copia del acta a la persona, a quien se le decomise el arma. El arma será puesta, de inmediato, a la orden de la autoridad judicial competente. Ambas autoridades darán el aviso correspondiente al Departamento.

CAPÍTULO IXSERVICIO PRIVADO DE SEGURIDAD

Artículo 86.- ARMAS PERMITIDAS EN EL SERVICIO PRIVADO DE SEGURIDAD.

Las personas físicas y jurídicas, encargadas del servicio de seguridad privado deberán utilizar únicamente las armas permitidas de conformidad con la presente ley.

 

 

Esas personas podrán inscribir el número de armas que requieran para ejercer su función; pero individualmente no podrá ser superior al uno por ciento (1%) del total de armas que posee la fuerza pública.

La portación de armas permitidas, sin inscribir o sin el permiso y autorización correspondiente, por parte de oficiales contratados por empresas de servicio de seguridad privada, además de configurar el hecho ilícito descrito por el artículo 88 de la presente ley, acarreará la responsabilidad administrativa a la empresa correspondiente, a la cual la autoridad le cancelará su licencia de operación.

Las compañías de seguridad privada, serán responsables por la constante capacitación, el conocimiento, la destreza y la seguridad con que sus funcionarios porten y utilicen las armas de fuego, constituyendo para la compañía responsabilidad civil y solidaria, por los daños, lesiones y perjuicios que sus oficiales causen a terceras personas, producto del inapropiado manejo de sus armas de fuego.

ARTÍCULO 87.- INFORME SEMESTRAL.

Las empresas encargadas del servicio de seguridad privado deberán presentar, al Departamento, un informe semestral del número y del estado de las armas en posesión de los agentes.

 

CAPÍTULO XSANCIONES

Artículo 88.- TENENCIA Y PORTACIÓN ILEGAL DE ARMAS PERMITIDAS. Se le impondrá pena de seis meses a un año de prisión, a quien tenga en su poder armas permitidas por la presente ley que no se encuentren inscritas en el Departamento.

Se le impondrá pena de prisión de dos a cuatro años, a quien porte armas permitidas por esta ley y no cuente con el respectivo permiso.

Se le impondrá pena de prisión de seis meses a un año, a quien posea el respectivo permiso de portación al día y porte un arma debidamente inscrita, de distinta clase o el calibre para el cual está autorizado a portar.

Se le impondrá pena de uno a tres meses de prisión, a quien posea el respectivo permiso de portación al día y porte un arma permitida que no se encuentren inscritas en el Departamento.

A quien porte armas permitidas por la presente ley y habiendo contado con el respectivo permiso en el período anterior, no lo haya renovado dentro de los nueve meses posteriores al vencimiento, se le impondrá pena de uno a tres meses de prisión.

Se le impondrá pena de prisión de tres a cinco años, a quien utilice armas permitidas, legalmente inscritas en el Departamento, para cometer un crimen o acto delictivo.

Se le impondrá pena de prisión de ocho a doce años, a quien utilice armas permitidas, no registradas legalmente en el Departamento, para cometer un crimen o acto delictivo.

Se le impondrá pena de prisión de tres a cinco años, a quien tenga en posesión un arma permitida que haya sido reportada robada previamente a las autoridades.

Se le impondrá pena de prisión de cinco a ocho años, a quien porte armas permitidas que hayan sido reportadas robadas previamente a las autoridades.

Será sancionado con prisión de tres a diez años el funcionario público que decomise armas y no levante el acta de decomiso correspondiente o no ponga lo decomisado a la orden de la autoridad judicial competente dentro de los tres días posteriores a la fecha de levantamiento del acta de decomiso.

 

ARTÍCULO 89.- TENENCIA DE ARMAS PROHIBIDAS A PARTICULARES. Se le impondrá prisión de cuatro a ocho años, a quien posea armas prohibidas a particulares.

Conservará el carácter de arma prohibida, la que en el momento de su fabricación, tenga las características descritas en el artículo 25 de esta ley, aunque las pierda al ser suprimido alguno de sus componentes o le modifiquen mecánicamente su funcionamiento.

Se le impondrá pena de prisión de doce a quince años, a quien utilice armas prohibidas a particulares, fabrique o utilice armas artesanales para cometer un crimen o acto delictivo alguno.

Se le impondrá pena de ocho a doce años de prisión, quien transporte, compre o venta artefactos explosivos y pertrechos de guerra tipificados como prohibidos a particulares, descritos y contenidos en el artículo 25.

 

ARTÍCULO 90.- ACOPIO DE ARMAS PROHIBIDAS A PARTICULARES. Se impondrá prisión de cinco a siete años a quien acopie armas tipificadas como prohibidas a particulares. Se entenderá como acopio la posesión de más de tres armas prohibidas a particulares.

 

ARTÍCULO 91.- INTRODUCCIÓN Y TRAFICO DE MATERIALES PROHIBIDOS A PARTICULARES. Se impondrá ocho a diez años de prisión a quien introduzca en el país, armas, municiones, explosivos y materiales tipificados como prohibidos a particulares o trafique con ellos.

 

ARTÍCULO 92.- INTRODUCCIÓN CLANDESTINA DE ARMAS PERMITIDAS. Se impondrá de cinco a ocho años de prisión a quien introduzca al país, en forma clandestina armas tipificadas como permitidas, sin documentos que comprueben su adquisición legal y la propiedad de las mismas o no haberlas reportado inmediatamente al Departamento.

Se sancionará de uno a cinco años de prisión a los extranjeros que al haber ingresado temporalmente al país, armas con fines de capacitación, cinegéticos, deportivos o de instrucción, no hayan reportado las mismas a las autoridades aduanales o bien que, al hacer abandono del país, no puedan mostrar las mismas armas, con las respectivas características que ingresó al país o la formal constancia del Departamento que justifique tal omisión.

 

ARTÍCULO 93.- COMERCIO DE ARMAS, EXPLOSIVOS Y PÓLVORA. Se impondrá una pena de cinco a ocho años de prisión a quien adquiera, comercie, transporte, almacene y venda cualquiera de los artículos, bienes o sustancias regulados en la presente Ley, sin tener el permiso para realizar este tipo de actividades y/o sin cumplir los requisitos exigidos por la ley. La venta o el suministro a cualquier título, de pólvora, artículos en general, bienes o sustancias regulados en la presente Ley, a personas menores de edad o a personas declaradas en estado de interdicción, se sancionará con igual pena a la indicada en este artículo.

Se impondrá una pena de tres a cinco años de prisión a los representantes, apoderados, gerentes o encargados del negocio, cuyo personal realice cualquiera de las acciones indicadas en este artículo, siempre y cuando se compruebe que tuvieron conocimiento de esas actuaciones y no las detuvieron. Lo anterior no impedirá aplicar otra norma, si se demuestra una participación más directa en la comisión del ilícito.

Las sanciones antes descritas se aplicarán, siempre que el hecho no se encuentre penado más severamente en otra disposición legal.

 

ARTÍCULO 94.- FABRICACIÓN, EXPORTACIÓN E IMPORTACIÓN ILEGAL. Se les aplicará pena de prisión de tres a siete años a quienes fabriquen, exporten o importen armas, municiones o pólvora, sin el permiso correspondiente de la Dirección.

Se impondrá una pena de tres a cinco años de prisión a los representantes, apoderados, gerentes o encargados del negocio, cuyo personal realice cualquiera de las acciones tipificadas en este artículo, siempre y cuando se compruebe que tuvieron conocimiento de esas actuaciones y no las detuvieron. Lo anterior no impedirá aplicar otra norma, si se demuestra una participación más directa en la comisión del ilícito.

Será reprimido con pena de prisión de cinco a ocho años quien comercie o exporte armas prohibidas a particulares y material bélico.

Las sanciones antes descritas se aplicarán siempre que el hecho no se encuentre penado más severamente en otra disposición legal.

 

ARTÍCULO 95.- ADMINISTRACIÓN IRREGULAR. Se impondrá de tres a cinco años de prisión a quienes administren fabricas, plantas industriales, talleres, almacenes y demás establecimientos que se dediquen a las actividades relacionadas con armas, sin ajustarse a las condiciones y obligaciones establecidas en el Capítulo VII de la presente ley.

 

ARTÍCULO 96.- FACILITACIÓN DE ARMAS. Será sancionado con prisión de tres  a cinco años, el funcionario o empleado público que entregue, preste o facilite, en cualquier forma, armas bajo su custodia, a personas, entes o grupos no autorizados por la ley para tenerlas, siempre que el hecho no constituya delito de peculado, tipificado en el Código Penal.

Se impondrá una sanción de dos a seis años de prisión, al propietario debidamente inscrito o a quién legalmente corresponda la propiedad del arma, elemento u objeto con los que terceras personas causen daño, a la propiedad e integridad de otras personas. De igual forma será responsable civil, penal y solidario por las lesiones, daños y efectos causados a terceros con las mismas.

 

ARTÍCULO 97.- PORTACIÓN ILÍCITA DE ARMA PERMITIDA. Salvo lo dispuesto en el artículo 8 de esta ley, se le impondrá pena de uno a dos años de prisión, a quien porte un arma blanca cuya hoja exceda de catorce centímetros de extensión medidos únicamente sobre el borde filoso de la hoja cortante y la utilice ésta para cometer un crimen o acto delictivo.

 

ARTÍCULO 98.- ALTERACIÓN DE CARACTERÍSTICAS. Será sancionado con prisión de uno a tres años quien posea una o más armas permitidas con sus números de serie, patrimonio o características de fábrica alterado o borrado, salvo por lo dispuesto en el Artículo 43.

 

ARTÍCULO 99.- ACTUACIÓN DE AUTORIDADES ADMINISTRATIVAS Y LOS ÓRGANOS JUDICIALES. Si se trata de la transgresión de las normas contenidas en el presente capítulo, la autoridad que aprehenda a una persona, presuntamente responsable de los hechos ilícitos tipificados, procederá al decomiso o el secuestro de las armas correspondientes. El Ministerio Público no podrá ponerlas en posesión del imputado durante el proceso.

Toda sentencia condenatoria declarará a favor del Estado el comiso de las armas decomisadas.

Los tribunales de juicio deberán enviar al Departamento una copia certificada de la sentencia condenatoria dictada en los asuntos que conozca por infracción de la presente ley.

 

CAPÍTULO XIDISPOSICIONES FINALES

ARTÍCULO 100.- ORDEN PÚBLICO. Esta ley es de orden público

 

ARTÍCULO 101.-. DEROGATORIA. Se deroga la Ley Nº 7530, del 10 de julio de 1995.

 

ARTÍCULO 102.- REGLAMENTACIÓN. El Poder Ejecutivo reglamentará la presente ley dentro de los seis meses siguientes a su promulgación. La ausencia de reglamento no impedirá su aplicación.

CAPÍTULO XII

DISPOSICIONES TRANSITORIOS

TRANSITORIO I.- Los actos de inscripción de armas de fuego otorgados con anterioridad a la vigencia de esta ley, mantendrán su validez por tiempo indefinido. Los permisos o licencias de portación de armas otorgadas con anterioridad a la vigencia de esta ley, conservarán su vigencia y validez por el término que los mismos indiquen.

TRANSITORIO II.- Otórguese un plazo de veinticuatro meses, contados a partir de la entrada en vigencia de esta ley, a todas las personas físicas y jurídicas que posean armas permitidas sin inscribir, para que procedan a la inscripción del arma sin ningún perjuicio, multa, penalidad o sanción.

 

TRANSITORIO III.- Otórguese plazo de veinticuatro meses, a partir de la entrada en vigencia de esta ley, a todas las personas que posean armas prohibidas a particulares, para entregarlas al Ministerio de Seguridad Pública, que las recibirá sin cuestionar el origen o procedencia de las mismas. La realización de dichos trámites no acarreará para el interesado responsabilidad civil, penal o administrativa de ningún tipo, así como tampoco multa o recargo alguno por omisión, mora u otro concepto similar.

 

TRANSITORIO IV.-. Otórguese un plazo de seis meses a partir de la entrada en vigencia de esta ley al Departamento, para elaborar, capacitar, implementar y ejecutar un programa de capacitación para impartir el Curso de Seguridad y Manejo de Armas de Fuego, requisito para la adquisición e inscripción de las armas de fuego e igual plazo de seis meses contado a partir de la entrada en vigencia de la presente ley, para elaborar, capacitar, implementar y ejecutar un riguroso programa de evaluación y certificación para los solicitantes del Permiso de Portación de Armas de Fuego.

 

TRANSITORIO V.- Las personas físicas o jurídicas que cuenten con permisos para fabricar, almacenar, comerciar, importar, exportar o vender armas permitidas, municiones, explosivos, pólvora y materia prima para la elaboración de los productos regulados por esta Ley, dispondrán de un año para adecuar sus instalaciones físicas, según lo dispuesto en el artículo 72 de la presente Ley y sus Reglamentos.

TRANSITORIO VI.- Otórguese un plazo de doce meses a partir de la entrada en vigencia de esta ley, al Departamento para acondicionar física y tecnológicamente los recursos necesarios para la consulta digital de información solicitada a otras oficinas del gobierno, conforme lo dispone la Ley 8220 Protección al Ciudadano del Exceso de Requisitos y Trámites Administrativos, así como la implementación e integración de trámites digitales, mediante la plataforma digital denominada Gobierno Digital.

TRANSITORIO VII.- Otórguese un plazo de seis meses a partir de la entrada en vigencia de esta ley, al Departamento para realizar los cambios físicos y tecnológicos necesarios para incorporar en los Permisos de Portación de Armas, la información correspondiente a la Clase de Arma y el Calibre o rango de calibres a los cuales el titular está certificado, capacitado y autorizado para portar, según el resultado del Examen de Portación de Armas.

 

Rige a partir de su publicación.

 

Carlos Góngora Fuentes

Marielos Alfaro Murillo

Danilo Cubero Corrales

Patricia Pérez Hegg

Mireya Zamora Alvarado

Adonay Enríquez Guevara

Damaris Quintana Porras

Ernesto Chavarria Ruiz

Manuel Hernández Rivera

  • Gerardo Escalante

    Se nota que este proyecto fue redactado por gente educada acerca del tema. No se puede decir lo mismo acerca del nefasto 18.050